jueves, 25 de septiembre de 2008

Como un pingüino en Benidorm.

Así es como me sentí cuando me vine a vivir a Lleida, fuera de mi hábitat natural. Ser ciclista aquí es una odisea. Se acerca el invierno y eso significa ... LA MUERTE!
Recuerdo el día que llegue aquí, un 02 de Enero del 2005; pasé del invierno de Barcelona unos 9/10 grados a 9/10 grados BAJO CERO. Me tiré un mes y medio sin ver el sol y eso para un ciclista acostumbrado a hacerse la autovía de Castelldefels cada día es más que duro. Si quieres salir en bici entre semana el mejor momento es al medio día ya que suele hacer 0 grados y eso...está muy bien.
Pero es duro solo si no has nacido aquí ya que esta gente ya tiene una alteración genética que les impide darse cuenta de la realidad. Viven como en un Matrix ya que no saben que hay otra vida en la que no has de entrenar a bajo cero y en la que brilla el sol cada día. Ellos no rompen su ritmo de horarios. La grupeta del fin de semana sale a las 8 de la mañana. Tranquilamente podemos estar sobre los 8 bajo cero y una niebla que te impide ver al que llevas dos puestos por delante. Cuando les he sugerido salir un poquito más tarde me he tenido que escuchar: para qué? Y no lo hacen como sacrificio, lo ven algo natural, como salir en verano con calor.
Recuerdo haber ido un día a una prueba en MTB, había helado y el coche marcaba 2 grados, me planté en la linea de salida que parecía una mezcla de terrorista y muñeco de Michelín entre las capas de ropa y el pasamontañas. Y allí la gente DE CORTO! yo me los miraba como si hubiera aterrizado de repente en Júpiter y estuviera lleno de hombrecillos verdes.
Y la cosa dura y dura hasta abril y a veces mayo!
Es tan tremendamente malo el clima en invierno que cuando llegamos a febrero y un dia milagroso sale un poquito el sol, no dudan en plantarse de corto aunque la temperatura sea de 10 graditos.
Se acerca el invierno en Lleida y yo ya he bajado al trastero para rescatar mis leotardos y ropa interior de escalador de ochomiles aún a riesgo de ser nuevamente el centro de todas las risas de mis compañeros de entreno invernal.

Ahora vivo en Matrix...que le vamos a hacer...otro mundo...otra dura realidad.


6 comentarios:

mrcrazy dijo...

El fred només es una sensació demanali a Morfeo una pastilla i entrarás en Matrix.

Neo

juande dijo...

pidele al oraculo que te traiga el sol y luego haz caso a neo

Daniel Lopez dijo...

como se suele decir,es lo que hay...eso si trafico no tendras ni una cuarta parte del que tenias por aqui.habra que buscar el lado positivo no? aunque con ese frio no se que decirte....
Animos y abrigarse..

Dany jaca

Manel dijo...

Tienes razón, el invierno para entrenar en esta provincia es duro, además nunca encuentras a ningún ciclista por la carretera, ya sabes a abrigarse más.
No sabia que Olives Había sido pistard, es más en su época de Delegado nacieron mis hijos y estuve unos años un tanto desvinculado del ciclismo provincial.
Saludos

Frenk dijo...

Mira, prefiero el invierno que el verano. Ahora en holanda tenemos 13 grados con sol (!!!) pero es lo mejor. Tampaco necessito afeitar los piernas.

Trueno dijo...

yo fui con Boada a una marxa de MTB el pasado invierno en Vic, salíamos a las 8 de la mñn y hacia un frío de muerte. Pero en la del Montengre, unas semanas más tarde con salida en Sant Celoni fué realmente duro: todos abrigados hasta las cejas y más, pero empezamos con las manos heladas, yo me sentía impotente como si tuvieran q emputarme los dedos para sacarme ese dolor, porque era muy incómodo. La suerte fué q al km 2 había una rampa del 15% o un poco menos y ahí si logramos recuperar temperatura en el cuerpo, sobretodo en los dedos.

Sant Celoni, Vic ,LLeida, Girona,.... sin duda para un ciclista tiene q ser duro el invierno; más que para uno de Barcelona o Tarragona.