lunes, 17 de noviembre de 2008

Campeón ciclista, mejor persona.

En el lado totalmente opuesto al personaje del post anterior, os contare una anécdota que viví corriendo hace algunos años la Vuelta a Avila.
Al acabar una de las etapas, Pineda me pidió que cogiera la furgoneta del equipo y fuera a la gasolinera a pasarle un pistoletazo de agua a presión y llenarla también de paso de gasoil.
Por aquel entonces nos acompañaba siempre un chaval, fan del ciclismo y de los equipos de Pineda, que era sobrino de un antiguo profesional, Hernandez Ubeda. El era de Avila, y nos echaba una mano en lo que podía.
Así que nos fuimos los dos para la gasolinera.
Al llegar y después de limpiar la furgo, paro en el surtidor de gasolina y me llena el deposito un tipo algo mayor, con una gorra calada hasta las cejas. Le pago, le doy las gracias, me subo y arranco. Cuando llevaba unos metros hechos me pregunta mi acompañante:

-Has visto quién te a puesto gasolina?

-Pues un señor...

-Sí, un señor que ha hecho 2º en un Tour de Francia y que ha ganado una Vuelta a España!

Rápidamente me salio un NO JODAS y me cambió la cara. Me empezó a invadir una sensación de pena increíble. Menos mal que intervino mi copiloto para aclararme que estuviera tranquilo, que no se había arruinado ni nada de eso. Todo lo contrario.
Angel Arroyo no corrió en la época del glamour pero el dinero que ganó lo supo invertir debidamente. Era dueño de unas cuantas gasolineras, túneles de lavados así como otras posesiones en toda Avila.
Pero aún me llamó mas la atención. Si no le hacía falta trabajar, que hacía con un viejo mono y una gorra poniendo gasolina a la gente?
Pues muy sencillo, Angel Arroyo era y es un currante, todo lo que tiene lo ha conseguido a base de esfuerzo y sacrificio. Y el que es así como deportista , no puede cambiar luego. A Angel Arroyo no le hace falta trabajar en lo que le resta de vida, pero el lo necesita. Necesita el esfuerzo diario, la obligación de ir al tajo haga el día que haga o sople el viento que sople. Cada día te lo puedes encontrar en un sitio distinto, en la gasolinera poniendo gasoil a algún despistado como yo, en el túnel de lavado pasando un trapito a los coches de los clientes...allí donde su carácter y su espíritu batallador le lleva ese día en concreto.
Hace poco lo vi en una entrevista en una revista de ciclismo, seguía con sus negocios y de tanto en tanto sale a rodar con una vieja pinarello del equipo Banesto de la época de Indurain.Para que más bici si cualquier maquina que lleve no iba a estar a su altura?

Me quedé con ganas de volver, saludarlo y hacerle una reverencia ... pero seguí recto y pensé en volver otro día...
.

4 comentarios:

juande dijo...

es que primero estan las personas.los corredores abulenses son todos una bellisimas personas y como diria el luisma DOY FE de ello.me acuerdo de esa anecdota.

jordimasfepesa dijo...

Ostres!!! quina casualitat!!
jo en la unica volta a Avila que he corregut un dia en director, en Gonzalo, em va dir, acompanyem que anirem a posar gasoli i rentarem el cotxe i jo encantat(mai he sabut quedar-me tancat a la habitació) i en arribar allà em diu, "saps qui es aquell que va amb aquell mono"... i jo "no" i em diu "l'Angel arroyo" i jo flipava, com tu. Vam estar una estona xerrant amb ell, un tiu, sensill.
Bona història Jose, i feliçitats, encara que tard!!

www.ciclismodesdelleida.com dijo...

Gracias Jordi.
Yo nunca invento historias je je que casualidad Jordi aunque ya he dicho que cualquiera que vaya por alli se lo puede encontrar haciendo cualquier cosa. Un crack.

Daniel Lopez dijo...

Esta historia es verdad,muchos corredores se acercan durante la vuelta a avila,para simplemente verlo.
con este tipo de historias te demuestran que el echo de llegar a lo mas alto en el ciclismo es totalmente compatible con ser una persona humilde y abierta a todo el mundo.