miércoles, 14 de enero de 2009

Premio a la desgracia.

Mucha gente puede presumir de haber ganado carreras pero pocos pueden presumir de haber ganado un premio a la desgracia. Yo soy uno de ellos.
Era juvenil de primer año y corría con el Hospitalet de Chicho. El era un buen maestro en eso de echarle huevos al asunto. Era el equivalente a Camacho en el fútbol.
Un domingo , bajo un intenso aguacero se celebro una carrera en la Cellera de Ter. Subiendo Los Angeles perdí unos 30 segundos con el paquete lo que me hizo echarle valor al asunto y me tiré para abajo a muerte. En una curva a derechas , patiné arrastrándome metros y metros por un sucio y resvaladizo asfalto. Me levanté como un resorte, sin dedicar ni un solo segundo a inspeccionar lo que me había hecho, y salí pitando de allí. Pude coger al pelotón a 10km de meta, en solitario.
Al acabar la carrera, me miro la pierna y os puedo asegurar que daba miedo.
Me había ido en esa curva porque estaba llena de gasoil y estiércol!!!!! y ahora todo eso estaba en mi pierna, en mis heridas.
Rápidamente me llevaron para la cruz roja en donde me dieron puntos de sutura y me estuvieron limpiando durante horas... 
Resulta que estando en la sala de curas apareció un tipo de la organización preguntando que corredor había sido el peor parado en alguna de las caídas del día. El enfermero que estaba sacando restos de gasoil de mis heridas, levantó la mirada un momento y le dijo que dudaba que alguien hubiera entrado en meta con una pierna en peor estado que la mía. 
Fue entonces cuando me llamaron a podium a recoger el trofeo a la desgracia.
A mi no me hizo ninguna gracia, no lo quería. Entonces Chicho fue el que me hizo ver que a veces nos peleábamos por la copa del tercer puesto o de primero de nuestra categoría y luego eramos capaces de rechazar un trofeo que resaltaba el verdadero valor del ciclista, la constancia, la valentía de acabar una carrera cuando otros hubieran optado por abandonar.
Desde esa explicación y desde ese día , ese trofeo significa más que cualquier otro que haya ganado nunca. Significa seguir a toda costa cuando lo más fácil es rendirse.
El ciclismo no es para cobardes, ni los cobardes sirven para hacer ciclismo del bueno.
Yo me he caído y ya estoy levantado y en marcha, a ver cuando puedo coger al pelotón.

9 comentarios:

juan de dijo...

NADA,QUE CON LA ROPA QUE VAMOS A TENER,JOSE YA PUEDES IR COGIENDO AL PELOTON JEJEJE.chicho para algunas cosas era un crack.

ViNi dijo...

yo creo que nacistes de pequeño, con el don de ser cabezon...la cellera de ter que no es retorcida la bajada del puerto y el repecho que viene despues es mortal...

por cierto es la primera vez que escucho ese premio y al ser jovencillo lo que tu dices, ni pu... gracia pero como dijo tu director, es a la costancia.


que tengas una buena recuperacion


vini

Daniel Lopez dijo...

Bonita cronica y bonito la forma de como lo has contado,estoy contigo,el mejor trofeo sin duda Jose....

Jordi Soler dijo...

No hay dolor!!!
Lástima que hayan quitado este trofeo, porque en esta temporada pasada, tu hermano y yo estamos en el podium seguro...jeje

Blai R.S. dijo...

Hay un proverbio ruso que dice: "Caerse esta permitido, levantarse es obligatorio!!!"

Ernesto dijo...

Después del comentario que dejaste en mi blog, tengo que volver a darte la razón. El premio a la desgracia (que creo que no tiene un nombre muy acertado) lo que hace es premiar los auténticos valores del ciclismo, así que premia al auténtico ciclista.

PD: jeje! en una ocasión, en alevines, yo también fui agraciado con este premio. Una caída digna de peli gore.

roadman dijo...

jejej, q bueno. este premio me gusta.

ninu dijo...

Animo con tu lesión desde el Baix Camp!!
La desgracia es siempre relativa, depende del cristal con que la mires, no crees?

Desde luego, tu eres campeon de la desgracia porque siempre "la" ganas o por lo menos no te rindes!!!!!!

P.D: Ahora no viene al cuento, porque ni nos conocemos ni se como eres, pero si llega la ocasión y nos caemos bien, te explicare porque me llaman NINU mis amigos.......

Un saludo y animos!!!

jordimasfepesa dijo...

tu ho has dit, el ciclisme no és per cobards!