viernes, 26 de febrero de 2010

Una injusticia más.

Hoy es un día muy triste para el ciclismo en Lleida.
Y lo es, más que por la noticia en sí, por lo que ello significa. Me jode ver como en los años que corren, aún funciona el caciquismo y el centralismo en esta sociedad.
Ayer me llegó la noticia de que de buenas a primeras, desde la federación Catalana de ciclismo han decidido despedir unilateralmente a Santi Plana, responsable del velódromo de Lleida desde hace unos 10 años.
Los motivos...los de siempre... alguna persona más afín al régimen imperialista con una cartera de 20 o 30 corredores debajo del brazo. Sí, sí, así de crudo...han encontrado “AL SALVADOR”.
Sin mediar palabra, de buenas a primeras, lo despiden con lo que cuesta una llamada de teléfono: -oye que mañana no vuelvas, que ponemos a otro.
QUE ASCO.
Yo conozco a Santi por su trabajo, no lo conozco de salir a tomarme copas con él, y os puedo asegurar que no conozco a nadie más capacitado para esa función que él.
Licenciado en INEF, corredor de pista de dilatada experiencia, con un trato EJEMPLAR con todos los corredores. No le importa sacar la moto a la hora que sea, en invierno, de noche , para que un sólo corredor pueda preparar un ciclocross, o una dutlon...o lo que sea haciendo unos minutos de calidad trasmoto.
Pero a quién han preguntado?
Quién de la federación ha venido a ver el trabajo de Santi en estos 10años?
Me juego el sueldo de hoy que la mitad de la cúpula directiva de la fede no sabría llegar al velódromo de Lleida sin GPS...
Presupongamos que la intención es la mejor del mundo, se merece una persona dedicada durante 10 años a los chavales, salir de esta manera? Sin tiempo a explicaciones, a despedidas...
Estas son las formas de esta federación:- Que parezca un accidente, Jimy...
Seguro que pretenden fomentar la pista en Lleida de nuevo, empiezan mal ya que yo, por ejemplo había empezado a ir este invierno, tenía ilusión por volver a retomar esta disciplina...ahora ya no.
Nuevo proyecto= -1 ciclista menos.
Pero... a quién le importa?

jueves, 11 de febrero de 2010

La adversidad del ciclista.

En este mundo nuestro del ciclismo, no vale sólo con entrenar. No vale cuidarte, no vale salir lloviendo...hacer dieta para no coger unos kilos de más, no vale quedarte en casa descansando toda la tarde para tratar de recuperar antes para estar al 100% otra vez en el entreno del día siguiente...y todo esto no es suficiente porque cuando menos te lo esperas un conductor despistado se salta un stop y te destroza por completo todo ese sacrificio.
Es lo que le pasó hace unos días a David de la Cruz.

A sólo un paso de cumplir el sueño de todo ciclista, debutar como profesional, una aparatosa caída casi le deja fuera de combate.


Es el riesgo de este deporte. Influyen tantísimos factores para llegar a un logro concreto que a veces no nos damos cuenta de lo difícil que es el camino.
Yo siempre me he sentido un privilegiado porque he perdido muchas carreras importantes en mi vida , sobre todo en tandem, pero las he perdido, o no las he ganado, o bien porque han sido mejores que yo o bien porque no he jugado bien mis bazas.
Podría enumerar numerosos campeonatos de España en los que llegaba invicto durante meses y ese día me ganaban.

O el caso que más me ha marcado en mi trayectoría que fue en los juegos de Sidney donde fuimos medalla virtual durante toda la carrera , ya que fuimos 3 escapados toda la carrera, y a falta de 3 km nos cogió un italiano y me la "robó" por el grosor de una cubierta de 23mm. Recuerdo perfectamente los llantos de Inma al acabar, mi compañera de tandem, al haber tenido tan cerca el sueño de cualquier deportista escapándose entre los dedos...y recuerdo lo que le dije aquel día, en el box de la selección: lo importante es haberlo dado todo, no habernos guardado nada, y saber que hemos sido unos privilegiados de llegar a un día concreto, uno entre un millón, perfectamente sanos y en forma.
Aquel día nos pudo fallar la táctica, nos pudo faltar un punto de velocidad e incluso, si me apuras quizás metiendo el once antes hubiera conseguido remontar al Italiano pero eso es parte del juego, y son esos detalles los que dictan en que puesto saldrás en la clasificación final.Así debería ser siempre, y no por temas de salud.

Compadecerse no va con este deporte y sí la lucha contra las adversidades.
Llegar sano, entrenado y en perfectas condiciones a una linea de salida es tener mucho ganado...lo demás es tan sólo cuestión de dejarse hasta el último gramo de fuerza en el intento.

A David le diría: hay que ver el vaso siempre medio lleno...el día que estés en la linea de salida no pienses en como estarías si no hubieras caído ....piensa que eres un afortunado de estar donde estas y de ahí sacarás las fuerzas necesarias para lograr tus éxitos.